Archive for 23 septiembre 2007

                                             

     LA REALIDAD DE LAURA BOZZO

 

                                                                                  

 ¿Cómo es una "pollada"? Me preguntó vía messenger hace unas semanas una  amiga mexicana. Y claro que sabía por qué lo hacía: ella, al igual que millones de personas en Estados Unidos, América Latina y España, ven día a día el programa que Laura Bozzo, tiene en la televisión.  La mal llamada abogada del pueblo, viene, desde hace 6 años,destruyendo  la imagen de los peruanos en el extranjero a través de una realidad tan grotesca y exagerada como falsa.

 

La comunidad internacional debe saber que su famoso programa de televisión no se ve en el Perú. ¿Por qué? Porque bien saben, ella y sus productores, que si así

 fuera habría innumerables protestas y reclamos para que deje de emitirlo.Bozzo se defiende diciendo que sólo muestra la realidad peruana.¿Dónde vive está mujer? ¿De qué realidad peruana habla? En el Perú la gente no se anda gritando o peleando, ni todos los hombres engañan a sus mujeres.

 

Tienen facultades de odontología y buenos dentistas y, por supuesto, los dientes, como la dignidad, en su sitio. Las personas que salen en aquel programa existen, qué duda cabe; pero sus dramas y miserias son meros montajes que sirven para acrecentar el show business.

 

La mayoría son personas pobres y con grandes problemas, reclutados de lugares marginales que existen en la ciudad. Porque Lima, al igual que Buenos Aires o México, tiene gente desdichada que vive en barrios o colonias olvidadas y que por unos soles aceptan denigrarse ante las cámaras de televisión.

 

Pero ¿qué puede esperarse de una señora que permaneció bajo arresto domiciliario en su estudio de grabación por casi tres años? Mientras su programa era visto en decenas de ciudades del mundo, el juicio que se le seguía por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias (por aceptar dinero del gobierno dictatorial de

Fujimori y Montesinos para apoyarlo con su programa de televisión) sólo era visto en el Perú.

 

Y lo peor es que nadie la puede detener.Laura Bozzo sigue explotando la vulgaridad de un grupo de improvisados y malos actores que se golpean, lloran, gritan, mientras ella, sedienta de violencia y rating, observa placentera.

 

Si bien es cierto que en el Perú existen las "polladas", es cierto también que son reuniones de fiesta donde la gente se reúne a compartir y bailar con la familia y los amigos, de paso que recolecta algo de dinero. No sólo son lugares de pelea o cuna del adulterio.

 

También es cierto que existen los "carritos sangucheros", pero no en la medida en

que los extranjeros se lo imaginan (uno en cada esquina) gracias a las generosas donaciones mediante las que "Laurita" (como la llaman ante las cámaras aquellas pobres y desvalidas señoras que la abrazan y besan tras haber sido llevadas

en camiones por la producción del programa para luego ser recompensadas con algún regalito) demuestra que su programita se enmarca dentro de un moderno concepto de responsabilidad social.

 

En el Perú las facultades de comunicaciones toman a Laura Bozzo como ejemplo de lo que no debe hacerse en televisión. Si tan sólo nos fijamos en la forma como usa el lenguaje (cosa adversa al tradicional buen uso del castellano por parte de los peruanos), veremos su escasa preparación profesional, su vulgaridad y, por lo

tanto, su continuo mal ejemplo.

 

En cuanto al cordial y efusivo público que la acompaña y aplaude cada día, veremos que casi siempre son las mismas personas atraídas al set de televisión con la promesa del obsequio automático.

 

Ante esto ¿qué pueden hacer los peruanos? Mientras que gente como:   Mario, Vargas Llosa, Jaime Bayly, Susana Baca, Juan Diego Florez, Christian Meier, Gastón Acurio, Eva Ayllón, Alfredo Bryce Echenique, Claudio Pizarro, Gianmarco, entre otros, son reconocidos en el exterior por su gran trabajo a favor de las letras, la música, la actuación, el deporte o la gastronomía peruana, Laura Bozzo tira todo por los suelos.

 

Para ella y su gran equipo de producción, el Perú es ese paisito donde puede fabricar sus programas, enlatarlos y exportarlos, con el escudo de la libertad de expresión.

 

Y así, gracias a su "trabajo", hacer que miles de peruanos que viven en el extranjero puedan ser burlados gratuitamente y comparados faliblemente con la indigencia de sus "invitados".

 

La realidad del pueblo peruano no es la que se ve en los programas de esa señora. Los peruanos no venden la dignidad por unos soles o regalos. Los peruanos no viven dentro de un talk show repugnante, mugriento.

 

Somos más los peruanos que aborrecemos los programas basura.

Somos más los peruanos amables, trabajadores y decentes.

Somos más los peruanos que luchan porque su país sea cada día mejor de lo que es.

Somos más los peruanos que, sin triunfalismos ni chauvinismos, nos sentimos orgullosos de su gente y cultura.

 

Hagan que esto se sepa en el exterior, comuníquenlo a sus amigos extranjeros y familiares que viven fuera del país y que ellos hagan lo propio.

 

Que todos sepan que lo que hace Laura Bozzo avergüenza a los peruanos.

Que todos sepan que "la realidad" de los programas de Laura Bozzo no es la nuestra.

Y que aún si es aclamada y aplaudida por grandes auditorios y deseada por las grandes cadenas de televisión, no enorgullece a  nadie.

                                                                              

          

 

 

 

Read Full Post »